Farandula

Así son las propiedades de Vicente Fernández y la familia Aguilar

Dos de las familias más reconocidas y queridas dentro del regional mexicano son los Fernández y los Aguilar. Los patriarcas de estas dinastías, Vicente y Antonio,

Respectivamente, además de ser los iniciadores de un legado musical que es uno de los más importantes del país, también se dieron a la tarea de formar un patrimonio para su familia que resultó en dos icónicas propiedades en las que invirtieron su dinero, pero sobre todo, amor.

Los 3 Potrillos Ubicado en el Municipio de Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco, este rancho fue construido en honor a los hijos del «Charro de Huentitán», Vicente, Gerardo y Alejandro en 1980 y posee más de 500 hectáreas. Además de ser el hogar de Vicente Fernández, el lugar se encuentra abierto al público y presume lugares como caballerizas, criaderos para caballos miniatura, un lienzo charro, una alberca en forma de guitarra, así como un restaurante abierto al público, en el que se ofrece música en vivo, y una tienda oficial de souvenirs. La entrada a la famosa propiedad es gratuita, de acuerdo con la página oficial del lugar. Sin embargo no se puede acceder a la casa de Vicente Fernández por cuestiones de seguridad, aunque antes de que iniciara la pandemia, el legendario cantante salía de vez en cuando a saludar a sus seguidores. «Ustedes y el rancho son mi vida, mi pasión», asegura Vicente Fernández en una de sus publicaciones del Instagram oficial del lugar.

El Soyate Ubicado en Villanueva, Zacatecas, el Rancho El Soyate es un emblema de la dinastía Aguilar y prueba del gran amor que se tuvieron Antonio Aguilar y Flor Silvestre. La propiedad cuenta con miles de hectáreas en las que se encuentra la hacienda que construyó y en la que han vivido por varias décadas los integrantes de la familia. «Tengo retratos de él por todos lados, cada ladrillo, cada cosa de esta casa. Ya cuando estaba hecha decía ‘mira acuérdate siempre, cada ladrillo, una canción y me puso por todos lados en las canteras, en los pilares, en todos lados una flor. La fuente con una flor de cantera en el medio ‘porque no van a decir que se la hice a otra persona, sino a ti que eres mi flor'», contó doña Flor para su documental Su Destino Fue Querer, realizado por Aneliz Álvarez, esposa de Pepe Aguilar.

Amplias áreas en las que se encuentran jardines, fuentes, caballerizas y establos posee el rancho. Además, en la propiedad se encuentra la tumba en la que descansan los restos de don Antonio Aguilar y su esposa, quien falleció el 25 de noviembre de 2020, a los 90 años. La última voluntad de Flor Silvestre fue que la sepultaran junto a su gran amor, Antonio Aguilar, en una ermita ubicada en un cerro de El Soyate, donde está desde 2007 «El Charro de México».